Blog personal de Ángela Beato. Escribo lo que siento. Digo lo que pienso. Procura no tomarme demasiado en serio.

sábado, 14 de julio de 2018

Impresiones sobre el Camino de Santiago de una peregrina primeriza

Acabo de hacer el Camino de Santiago con mis hijos y su padre. Han sido 118 kilómetros divididos en cinco etapas, justo el último tramo, la parte más transitada, lo que todo el mundo suele hacer cuando decide lanzarse a esta aventura. En este post voy a compartir con vosotros cómo ha sido la experiencia.

Era nuestra primera vez y no estábamos seguros de ser capaces de superar la prueba. No me refiero solo a la caminata, sino a la convivencia constante en circunstancias tan particulares. En un intento por reducir las posibilidades de terminar tirándonos de los pelos, elegimos el trayecto más cómodo con la distancia mínima exigible para poder presumir de haber hecho el Camino y tener derecho a la Compostela, ese pergamino que acredita en latín que has logrado la gesta. Eso suponía recorrer cada día entre 20 y 25 kilómetros, estableciendo como punto de partida Sarria (Lugo) y parando en Portomarín, Palas de Rei, Arzúa y Pedrouzo hasta llegar a Santiago. 

Además, para no arriesgarnos a quedarnos sin sitio donde dormir, decidimos buscar los alojamientos con anterioridad y reservar habitaciones en apartamentos, pensiones y hoteles de nuestro itinerario. En Booking lo tienen muy automatizado y directamente casi se adelantan a tus deseos. Para terminar de redondear el chollo, en vez de ir cargando con el equipaje a la espalda en forma de pesado fardo, hicimos uso de ese gran invento de Correos que se llama Pack Mochila. Hay otras empresas locales que también ofrecen este mismo servicio. Te llevan el equipaje de un punto a otro de tu recorrido por un módico precio. En este caso, 4€ maleta/día. Así que cuando llegas agotado al final de cada etapa, tu maleta o mochila te espera con los brazos abiertos en el hotel.

Como veis, se puede decir que preferimos no dejar nada a la improvisación para que la única aventura fuera vivir el Camino. Aviso que esta modalidad tan poco hippie al final te sale casi más cara que irte a la playa en temporada alta. Lo suyo sería ir cargando con lo justo, tratar de dormir en albergues gratuitos, o donde encuentres refugio, y alimentarte a base de ofertas de los supermercados locales por los que vas pasando. Eso es fácil cuando tienes 20 años, pero a mi edad la pereza y la comodidad te anulan la voluntad. No descarto, de todos modos, probarlo algún día, pero sin críos.

Hablando de ellos, temíamos que los niños no aguantaran el ritmo, que se cansaran y tuviéramos que ir tirando de ellos, que dijeran “hasta aquí” y hubiera que abortar el plan, que cinco horas desconectados de internet les provocaran una especie de mono tecnológico… Pues nada de nada. Fue una de las más agradables sorpresas de este viaje. Sí, se cansaron, como todos, pero nunca hicieron peligrar lo planificado. Al contrario, fuimos los adultos quienes acusamos más los kilómetros y el esfuerzo. Tanto que llegamos a la recta final hechos cisco y de milagro, con unas ampollas en las plantas de los pies de su padre y una inoportuna tendinitis en la zona de mi tibia derecha.

Al margen de la actividad física y de los citados contratiempos, hacer el Camino de Santiago es una experiencia única: levantarte al amanecer, cargar las pilas con un buen desayuno, ponerte en marcha a través de bosques de eucaliptos y que tus pisadas despierten a los pájaros, provoca una sensación difícilmente comparable. Probablemente cuando te adentras en el Camino estás predispuesto a asimilar muy positivamente todo este tipo de estímulos, hasta el punto de que generas endorfinas con el simple hecho de cruzarte con un puñado de vacas, seguir las flechas amarillas, calcular con los mojones la distancia recorrida o familiarizarte con las caras de los peregrinos que al adelantarte te saludan con la frase que más se escucha por la ruta: “¡Buen Camino!”.

Por ponerle una pega a este idílico paisaje que os pinto, destacaría algo que no sería culpa del Camino sino de los peregrinos que lo recorren: la cantidad de pintadas que decoran todo el itinerario. No solo en los mojones y letreros que marcan la dirección, sino en fachadas y muros de aldeas e incluso en árboles. Hemos visto declaraciones de amor, dedicatorias, promesas, ánimos a los caminantes, frases motivadoras en todos los idiomas... Pero, ¿quién narices se va a hacer el Camino de Santiago con rotuladores de colores o un aerosol para hacer grafiti en el equipaje?

Por no mencionar esos pequeños recodos en las sendas que reconoces al instante como váteres improvisados por la cantidad de pañuelos de papel que los marcan o directamente por la mierda humana que alguien plantó tras un inesperado apretón. Y no lo entiendo. Esa era una de mis preocupaciones, cómo nos las apañaríamos con esas ‘necesidades’. Pero una vez allí las dudas se disipan al darte cuenta de que, al menos en esa parte de la ruta, abundan los bares y restaurantes a cada paso. Vale, sí, especifican en sus aseos que son de uso exclusivo para los clientes, pero siempre puedes usarlos después de tomarte un café o directamente colarte con discreción. Y si no, en último extremo, si la vejiga decide no colaborar y te encuentras lejos de cualquier baño público, los bosques son tan extensos y poblados que es fácil encontrar un lugar discreto a salvo de miradas. Siempre, eso sí, procurando no dejar restos que tardan demasiado en degradarse.

Creo que ha quedado claro que la experiencia ha sido tan buena o incluso mejor de cómo la pintan, que ha superado con creces todas mis expectativas y que recomiendo que todo el mundo la viva al menos una vez en la vida. Por si tenéis intención de seguir mi consejo a corto plazo, voy a terminar repasando 10 cosas que he aprendido del Camino de Santiago y que podrían servirle al peregrino primerizo:

1-La elección sobre cómo te trasladas hasta el punto de partida es importante. Nosotros decidimos ir en coche y dejarlo en el parking del aeropuerto de Santiago para, desde allí, llegar en transporte público hasta nuestra ciudad de salida. Y no es sencillo. En el mejor de los casos pierdes toda una jornada en el proceso para encajar horarios. En nuestro caso optamos por enlazar dos trayectos en autobús, uno de Santiago a Lugo y después otro de allí hasta Sarria. Hay quien prefiere hacerlo a la inversa, es decir, acabar el camino y regresar inmediatamente a por el coche al inicio del itinerario. Sospecho que cada vez más se están imponiendo los viajes organizados que además de incluir el transporte de maletas y la reserva de hospedaje, también te llevan de un punto a otro una vez concluyes el recorrido.

2-No fuerces la máquina. No hay obligación de batir records de velocidad, mucho menos si llevas el alojamiento reservado. Por experiencia propia, visto lo visto, lo mejor es tomárselo como un paseo ligero, parar las veces que haga falta y sacarle todo el partido a tus sentidos. Procura que te dé tiempo a contemplar cada detalle que te sale al paso, escuchar los sonidos que te envuelven y percibir todos los aromas, no solo el hechizante olor a eucalipto, sino también la peste a mierda de vaca y abono. Estás en el campo, ¿qué quieres?


3-Procura ir acompañado de alguien dispuesto a masajearte las piernas con fluido relajante y refrescante cada día. Dedicar una parte de la tarde a remolonear en la cama y a disfrutar de un buen masaje es fundamental para la recuperación de cara a la siguiente jornada. Si vas solo, tendrás que hacerlo tú mismo, pedir favores por ahí o recurrir a cualquiera de los especialistas disponibles en cada pueblo final de etapa. No hay problema para encontrar fisios y podólogos.

4-Olvídate de adelgazar. Es imposible. Lo que pierdes por el ejercicio de caminar cinco horas seguidas lo recuperas con creces en los avituallamientos: que si la empanada, el pincho de tortilla, la Estrella Galicia, el albariño, el pulpo o el menú del peregrino con su vino y su pan gallego... Una ruina. He vuelto con dos kilos de más.

5-Si renuncias al albergue porque lo de aguantar los ronquidos y pedos de desconocidos o compartir el baño no te convence y prefieres pasar de pantalla al nivel ‘pensión’, te recuerdo que el concepto ‘pensión’ es muy amplio. Un día estás en lo que parece un antiguo piso con los muebles heredados de la bisabuela y los raíles de la mampara de la ducha oxidados, y al día siguiente te dan ganas de quedarte a vivir en la habitación y tienen que sacarte a rastras para conocer el  pueblo. La calidad y el precio de este tipo de alojamientos suele aumentar a medida que te aproximas a Compostela. De todos modos, también os digo que cuando uno está reventado, con tener un colchón en el que tumbarse se da por satisfecho.

6-No sé cómo será la vida de peregrino con lluvia, imagino que más incómoda. Yo no pude estrenar mi chubasquero, porque tuvimos la ‘suerte’ de encontrarnos con buen tiempo. Calor para ser más exactos. Así que en alguna etapa en la que las sendas van en paralelo con la carretera o atraviesan zonas despejadas, la caminata se hace mucho más dura y el Camino pierde toda su gracia. No hay duda de que la belleza de este viaje está en los espesos bosques por los que te adentras y que, en jornadas tan soleadas como las que hemos vivido, te protegen de una insolación.



7-Lo de ir poniendo sellos en la Credencial del Peregrino es un entretenimiento para grandes y pequeños. He visto tanto a adolescentes como a talluditos –entre los que me encuentro- hacer cola para que les estamparan una leyenda en su Credencial. Yo que cuando me saqué el pasaporte hace mil años soñaba con abarrotarlo con marcas de aduanas de todo el mundo -y a lo más que llegué fue a coleccionar 3 míseros sellos-, me he quitado la espinita con este otro pasaporte. Se consigue por 2 euros en cualquiera de las iglesias donde comienzas el viaje, en las Asociaciones de Amigos del Camino y en otros establecimientos implicados en su mantenimiento. Una vez que te pones en marcha, debes ir adornándolo con los sellos que encuentras en ermitas, bares, tiendas y hasta en puestos ambulantes espontáneos de gente que se busca la vida al abrigo de la ruta. Todas esas marcas con su fecha acreditan que has ido pasando por cada lugar y cubriendo la ruta. Recomiendan que, como mínimo, haya dos por etapa, al menos uno religioso, para que en Santiago lo consideren válido y te otorguen la Compostela. Eso dicen, no estoy segura de que en mi caso miraran al detalle todo lo que aparecía. Por cierto, poned atención porque la Compostela es gratuita, pero existe la opción de solicitar además otro pergamino donde se refleja de manera personalizada el trayecto y los kilómetros recorridos y que vale 3 euros. Si no os lo ofrecen y os hace ilusión tenerlo, pedidlo.

8-La gente que peregrina a Santiago lo hace por múltiples razones. Aunque la motivación religiosa está en el origen de la ruta jacobea, la mayor parte de los peregrinos que nos hemos encontrado parecían darle un enfoque turístico a esta actividad, concebida como una manera lúdica de descubrir Galicia. Saltaba a la vista también que muchos se lo tomaban como una aventura deportiva en contacto con la naturaleza. En nuestro caso convergían ambos objetivos unidos a un tercero, que era la intención de compartir un reto en familia. En cualquier caso, no es difícil detectar otro tipo de peregrinos que caminan en solitario, envueltos en una especie de halo espiritual, que avanzan en silencio y a los que, en algún momento de la ruta, llegas a envidiar. Así que si vas solo, disfruta de esos momentos y si vas acompañado, aprovecha los ratos en los que el cansancio os impide hablar. Saben a gloria.

9-Ábrete a socializar. En el Camino terminas conociendo gente. Nosotros que íbamos en plan familiar, muy de grupo cerrado, nos hemos relacionado poco con los demás peregrinos, lo justo para terminar saludando cortésmente a aquellos con los que más veces coincidimos. Pero hemos sido testigos de cómo se fraguaban amistades en tramos del recorrido, en entradas de albergues o alrededor de una mesa compartida por desconocidos a la hora de comer en un bar. Tengo la sensación de que también hay quien encuentra más aventuras en el Camino que el propio Camino.

10-A la hora de alcanzar la meta, unos lo viven con euforia y otros, como yo, somos presas de un bajonazo. Los cinco kilómetros que van del Monte do Gozo a la Plaza del Obradorio se me hicieron eternos, así que cuando llegué frente a la catedral tenía poquitas ganas de abrazarme a nadie ni hacerme el clásico y obligado selfie. Sentí como si la recompensa no fuera llegar al destino, sino el propio camino recorrido. Ya por la tarde, una vez duchada, comida y descansada, regresé al mismo lugar y sentada en el suelo, apoyada sobre los soportales del Pazo de Raxoi, frente a la catedral, entonces ya sí, fui capaz de admirar y asimilar tranquilamente -y descalza- lo lejos que había llegado en mi Camino.





martes, 3 de julio de 2018

Cuando el machismo combate el feminismo con bulos

Estoy estupefacta. Hoy hemos sido testigos de cómo internet puede ser una bomba de relojería en las manos equivocadas. Me explico. Leo en las cuentas de Twitter de varios medios de comunicación que la veterana periodista deportiva Mónica Marchante ha hecho unas declaraciones incendiarias contra su colega María Gómez, la reportera que ha estado cubriendo el Mundial de Rusia con el equipo de Mediaset.

Todo parte de la polémica surgida en este campeonato de fútbol sobre las libertades que se toman algunos aficionados con las reporteras mientras están haciendo su trabajo. Lo denunció María Gómez mostrando una de esas imágenes en las que ella misma, durante una conexión, aparecía siendo besada por sorpresa por un tipo que después de la ‘supuesta broma’ se echaba a correr. ¡Qué valiente! Esta misma profesional, en un directo en el que entrevistaba a aficionados, tuvo que oír como uno de ellos le preguntaba “¿Tú cómo te llamas, guapa?”, a lo que ella contestó “Me llamo María, y lo de guapa sobra. Soy periodista”. Esa reacción y sus continuas denuncias calificadas por algunos como “demasiado feministas” le han granjeado el aplauso de muchos, pero también las críticas de otros que le reprochan que arme demasiado escándalo por algo tan inocente –dicen- como un beso o un “guapa”.

Pues bien, con este caldo de cultivo, con la polémica en ebullición, resulta que –¡oh, casualidad!- aparece una sospechosa publicación que algún tuitero atribuye a Mónica Marchante y que nada más leerla a mí me pareció demasiado ‘heavy’ como para estar firmada por cualquiera, mucho más por una periodista conocida. Tiene todo el estilo de un anónimo y está claro que procede de alguien que conoce el mundo del periodismo deportivo. Juzgad vosotros mismos.

“Pues a mí no me parece machista que me llamen guapa. Igual es porque no me llevaron nunca a un Mundial sin tener ni idea de fútbol, ni me pusieron de florero en la foto de equipo rodeada de machitos. Y mucho menos llevando 5 minutos de periodista deportiva...No soporto la hipocresía. Y menos con este tema. ¿Te ponen de adorno y enarbolas la bandera del feminismo después de pasarte el Mundial entrevistando gente en la calle porque no vales para otra cosa? ¡Venga coño! Clara Rodríguez lleva 3 mundiales y 2 Eurocopas (que yo sepa) haciendo vídeos futboleros cojonudos, directos y lo que le echen. Nunca estuvo en la foto de equipo porque no es joven ni guapa, es una chica normal, que trabaja muy bien. Nunca se ha quejado de machismo. No ha necesitado viralizarse ni llamar la atención. Ah, por cierto, si es machista que te llamen guapa... ¿qué es ponerle la mano en el hombro al entrevistado? Igual el tío se sintió acosado... Más Claras Rodríguez, Verónicas Brunatis y menos farsantes”.


Parece que muchos estaban deseando escuchar o leer algo así, porque inmediatamente comenzó a compartirse el comentario y a suscitar el correspondiente debate tuitero. Todo el mundo dio por bueno el texto. Se tragaron el cebo. Creyeron que Marchante se había soltado la melena y la bilis, y no les pareció raro que en un ramalazo kamikaze utilizara esos términos tan contundentes contra una colega.

Mónica Marchante ha negado haber hecho ninguna declaración pública contra María Gómez. Lo triste es que parece que el único periódico que se ha tomado la molestia de llamar a la protagonista para contrastar la información ha sido La Vanguardia, que ha sido el primero en publicar en su edición digital que se trata de un fake. El resto de los periódicos ha seguido la estela del diario El Mundo, que fue el que soltó la liebre ejecutando algo que se lleva mucho ahora en periodismo, que es hacer una noticia con cualquier publicación que tenga muchos retuits y se convierta en viral. Y al final resulta que todo el personal comparte lo que otros están difundiendo porque han visto que lo daba el primero. Lo más loco es que cuando el medio en cuestión es ya consciente de que está divulgando un bulo, se resiste a eliminar la noticia o rectificarla porque los clics de los lectores le están reportando beneficios y si hay que elegir entre informar con rigor o ganar dinero, amigos, no hay color.

Durante ocho horas se ha estado atizando en las redes a dos mujeres profesionales del periodismo deportivo tratando de vender un irreal tirarse de los pelos femenino, porque ¡claro!, no hay nada más creíble que una riña entre mujeres y no hay peor enemigo de una mujer que otra mujer. Y ya de paso, tangencialmente, se cargaba contra el feminismo y contra las mujeres en el ámbito deportivo, uno de los mundos más machistas.

Conclusión: O los medios se ponen las pilas y se acuerdan de algo tan básico en el periodismo como contrastar y filtrar, o seguirán perdiendo credibilidad al mismo ritmo que ganan euros.

Mientras eso ocurre, recomiendo a los usuarios de las redes, cuestionarse todo lo que vean, por favor. Aprender a distinguir la realidad del fake es fácil, aunque no lo parezca; bastan un par de comprobaciones para salir de dudas.

En cuanto al ideólogo de este nuevo bulo, ya nos contarás qué has sacado tú de todo esto, ¡figura!

jueves, 28 de junio de 2018

Fallar por exceso en el marketing político

El primer aviso fueron las imágenes dándole al running por los jardines de la Moncloa y jugueteando con la perrita Turca en las escaleras de acceso al palacio.


La foto dentro del avión presidencial con gafas de sol fue carne de meme para las bestias hambrientas de Twitter.


Pero con el collage de las manos cargadas de determinación ya se sobraron. 


La línea entre el marketing político y el ridículo es tan delgada que como tus subalternos digitales de la cuenta Desde La Moncloa no mediten bien sus acciones, te va a tocar hacer cosas que nunca creerías, Pedro.

Imagina que un día tus asesores de imagen consideran que sería conveniente que el populacho te viera cocinando una barbacoa ataviado con un delantal y armado con una pinza en la mano para recoger la panceta. O cambiando una bombilla en la habitación de las niñas. O recortándote las uñas de los pies. O pidiéndole ayuda a tu mujer con el nudo de la corbata antes de salir para una sesión de control al Gobierno en el Congreso. O, ya puestos, por ir con la actualidad, exhumando los restos de Franco con pico y pala.

Es tontería arriesgarse. Si con ir a Bruselas y contestar en inglés ya tienes medio camino recorrido. No tenses inútilmente la cuerda. Deja que fluya. Be water my friend. Y recuerda esta puñado de escenas que algún experto en marketing político planteó porque en su cabeza sonaban muy bien, pero luego en vivo y en directo provocaron el efecto contrario al deseado:

-Cristina Cifuentes con mono y taladro decorando la sede del PP en Arroyomolinos:


 -Pablo Casado arando:


 -El selfie de Maíllo que acabó con su móvil en la paella:


 -El posado de las ministras de Zapatero en Vogue:


 -Errejón de modelo en Esquire:


-Gabriel Rufián en cualquiera de sus agitadoras puestas en escena:


-Antonio Miguel Carmona cantando en Qué tiempo tan feliz: Mira aquí el vídeo

Pues eso, Pedro. Que no te pueda la ansiedad de tener solo la mitad de una legislatura. A veces menos es más.